Tlaxcala

Covid ha arrebatado el derecho a morir dignamente: Arnoldo Kraus – Noticias Locales, Policiacas, sobre México y el Mundo | El Sol de Tlaxcala

Covid ha arrebatado el derecho a morir dignamente: Arnoldo Kraus - Noticias Locales, Policiacas, sobre México y el Mundo | El Sol de Tlaxcala

Aunque la Estructura Mundial de la Salubridad pregona como regla máxima “no dejar a nadie detrás” durante esta pandemia, la sinceridad es que mucha multitud ni siquiera escuchó el disparo de salida.

El nuevo coronavirus ha demostrado que el conocimiento no necesariamente se apellida razón. Así lo asegura en entrevista el médico Arnoldo Kraus, obligado normativo de la Universidad Franquista Autónoma de México (UNAM) y miembro del Colegio de Bioética, quien acaba de transmitir un vademécum que debe estar en el cajón de todos los que buscan entender la pandemia más allá de las estadísticas y los eslóganes preventivos.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Se comercio de Cuadrante de mi pandemia (Debate, 2020), un diario lúcido escrito desde la perspectiva de un médico que recibe llamadas de sus pacientes a todas horas: “¿Qué debo hacer, doctor?, mis padres murieron y yo además estoy contagiado”, ¿me recomienda ir al hospital?”.

No se comercio, sin incautación, de un vademécum de tecnicismos médicos. Kraus es, en presencia de todo, un humanista. Un evadido pensador —así se autodenomina— que ha escrito mucho sobre el derecho que tienen las personas a caducar dignamente. Y si hay poco que ha separado el coronavirus es, precisamente, ese derecho.

“La pandemia ha obstaculizado los duelos de las personas. Que te entreguen el cuerpo de tu llano envuelto en una bolsa negra y que encima —porque ha pasado— ni siquiera se trate del restos de tu ser querido, es poco traumático. Siempre deberíamos tener la oportunidad de trabajar nuestra homicidio, de pensar en ella. Eso es poco que no está sucediendo con el coronavirus. Hoy, la homicidio llega de forma repentina mediante de una enfermedad que es violenta incluso en personas que siempre han sido sanas”, asegura el además diestro en inmunología del Instituto Franquista de la Ingestión Salvador Zubirán.

A lo espacioso de este vademécum, el disertador se encontrará con reflexiones sociales, culturales y filosóficas en torno a la enfermedad, la homicidio, el progreso, la medicina y la ciencia. Son páginas ideales para quienes quieren escuchar verdades sin retoques. Así de directo es el doctor Kraus, quien siempre ha señalado la obligación de implementar un software de ética laica en la educación básica; clases que inviten a los más jóvenes a adivinar sobre cómo viven las 900 millones de personas que no tienen agua potable o las más de mil millones que viven con menos de dos dólares al día.

“La multitud muere todos los días por enfermedades que no son Covid-19. De algún modo, el coronavirus ha restado importancia a otras muertes porque esta enfermedad además la están padeciendo los países ricos. Cuando nos enteramos que muere un africano por penuria, un haitiano de VIH o un subsahariano de tuberculosis, los sentimos muy allá. Es multitud insuficiente y negra: sus muertes no se aprecian de la ofrenda forma en que se aprecia el fallecimiento de un occidental. ¿Es crudo lo que digo? Sí. ¿Es actual lo que digo? Todavía”.

En un mundo donde se mantienen los mecanismos de discriminación étnico y social, pareciera que se otorga longevo importancia a los fallecimientos de italianos, alemanes o españoles que a los que suceden en países del tercer mundo, donde las causas son infinitas, muchas de ellas, consecuencia de la desigualdad social, afirma Kraus.

“Siempre he dicho que el conocimiento debería apellidarse razón. Tendría que ir de la mano de la autonomía y la sinceridad. El conocimiento debe de hermanar a la multitud. En esta ocasión, no obstante, el coronavirus ha demostrado que la hermandad que tenemos surgió a partir del desconocimiento. Porque yo no sé si la ciencia médica se pudo suceder precoz a este problema, pero la sinceridad es que hemos sido aplastados por el virus. Como lo expongo en mi vademécum, al principio creí que la pandemia nos iba a legar poco positivo, pero en un país como México tan enfermo y empobrecido, ya no lucha razones para ser optimistas. Somos frágiles y endebles”.

¿SIRVEN LAS CONFERENCIAS DE GATELL?

Igual que muchos otros expertos de la lozanía, Arnoldo Kraus cree que el gobierno mexicano ha cometido varios errores para controlar la pandemia. Uno de ellos, dice, es que no se predica con el ejemplo. Le parece gravísimo que ni el presidente Andrés Manuel López Taller ni el subsecretario de lozanía, Hugo López-Gatell, se nieguen a usar cubrebocas en eventos públicos. Más cuando son los dos rostros más públicos en México de la lucha contra el covid.

“De entrada yo demando: ¿Tiene sentido dar una plática diaria por la tarde? No tiene sentido. No construye falta dar una información cotidiana. Menos cuando el doctor Gatell no usa cubrebocas. La información es importante, debe ser difundida, pero en un jerga adecuado. Yo creo que estas conferencias deberían ser poco muy preventivo, no una sesión de gráficas que cada vez interesan menos. Por otra parte, yo no creo en las cifras que da López-Gatell”, asegura el además escritor.

Son contados los mandatarios que no utilizan mascarilla. Donald Trump se negó mucho tiempo a hacerlo. Todavía Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil. AMLO se mantiene en esa secante. ¿Por qué? Porque quizás se sienten poseedores de una verdad que nadie más conoce, intuye Kraus.

“(Los populistas) se sienten dueños de verdades diferentes a las que nos creemos los mortales. Pareciera como si recibieran un mensaje divino directo del Paraíso que les invita a no usar cubrebocas. Hay poco de mesianismo en eso. No lo entiendo. La ciencia ha comprobado que el uso de cubrebocas y la distancia de dos metros son medidas casi tan eficaces como una vacuna”, concluye el médico.

www.elsoldetlaxcala.com.mx

mxra8
the authormxra8

Leave a Reply