Michoacán

Cine y música electrónica en Clavijero: presentan “Intersección de universos”

Cine y música electrónica en Clavijero: presentan “Intersección de universos”

Yazmin Espinoza / La Voz de
Michoacán

Morelia, Michoacán. Como parte de
las actividades audiovisuales del Centro Cultural Clavijero (CCC), Caja de
Video presenta el proyecto “Intersección de universos: La experiencia de ver y escuchar
ó ver ó escuchar”, en el que coexisten tres DJ’s sets y dos cortometrajes,
mismo que tendrá una permanencia hasta el 20 de enero de 2021.

Este proyecto aborda los temas
del cine y la música electrónica y es que, a lo largo de la historia del
séptimo arte, en diversas ocasiones el texto cinematográfico debe parte de su
éxito al uso específico de la música.

A lo largo de la historia del
cine, también ha ocurrido que, gracias a una película, recordamos la música y
nos lleva a rememorar recuerdos, anhelos, escenas de vida, aromas y
sensaciones. Aunque música e imagen también viven, crecen y se desarrollan por
separado, más si nos referimos a estilos musicales específicos y cortometrajes
cinematográficos con privilegios en la imagen.

Así, en el proyecto se presentan
“Melodic Techno”, de DJ Set Erick Quiñones; “Selva de hierro”, cortometraje de
Andrés Alonso; “Dark disco”, DJ Set Adrea Zarco; “Dimensión cero”, cortometraje
de Sunya Ratio; y “Electro”, Live Set de Barry Gone.

Desde el nacimiento del cine en
1985, patentado por los hermanos Lumiére, la música ha estado siempre presente
en él, incluso al principio con el cine mudo, ya que el sonoro nació en 1926.

La vía de comunicación entre los
pequeños nichos de la música experimental y el audiovisual de masas no ha
dejado de intensificarse y, en los últimos meses, se ha consolidado la posición
de varios productores que comenzaron a darse a conocer hace una década o más en
escenas minoritarias y que han coinfluido en producciones valiosas.

El uso de timbres electrónicos en
la música de cine no es algo nuevo, el primer ejemplo conocido lo encontramos
en Planeta prohibido, en 1956, película de serie B en la que el matrimonio
formado por Louis y Bebe Barron diseñó una imaginativa paleta de texturas frías
e inquietantes, para simular el paisaje acústico de un mundo alienígena. Desde
entonces, la música como herramienta para ilustrar las imágenes de la gran
pantalla ha contado con la colaboración de manera progresiva de las texturas sintéticas,
producidas sobre todo en el circuito experimental o independiente.

En palabras de Roberto Morales
Ochoa, jefe del Centro de Documentación e Investigación de las Artes de la
Secum “el proyecto La escena electrónica en Michoacán es, entre muchas cosas,
una muestra de resistencia al confinamiento”.

De acuerdo con el funcionario, la
música y el desarrollo de ésta como industria, a partir del COVID-19, perdieron
la la parte vivencial durante el actual 2020, conciertos presenciales,
escenarios habituales con personas experimentando la música viva. Hoy el
desarrollo de la música ha ganadado terreno, porque ahora no solo se vive en
magíficos escenarios, conciertos o festivales multitudinarios, sino que se
instaura mediante la banda ancha y vive en intimidad con el espectador a través
de comunidades virtuales.

“Este ejemplo de producción
audiovisual en torno a la música, encontraron cabida y posibilidades de existir
en el streaming y las redes sociales, en sofisficados registros multimedia
producidos con las más vistosas tecnologías audiovisuales, con el objetivo de
mostrar sesiones en lugares inusuales, nunca antes vistos o imaginados; seguir
el reto de tocar en tiempo real desde azoteas de edificios, balcones,
bibliotecas o ambientes naturales y desolados, todos experimentando y haciendo
frente a una época difícil, un 2020 que ofreció múltiples retos y puntualizó
una interrogante al orden establecido, no solo en la música, sino también en el
mundo”.

Sostiene que “La escena
electrónica en Michoacán” es una producción que genera una cápsula de tiempo,
un registro dearrollado con buen ánimo y voluntad de colaborar, de la mano de
tres DJ exponentes de la producción en nuestro estado y mostrando de manera
individual su trabajo.

Destacó que el proyecto tiene
como propósito hacer de la producción musical un objeto museable, no bajo una
exploración formal o metodológica, sino desde el punto de vista de la
experiencia de la música por la música, que toma como escenario uan sala de
museo.

“La sensación es de un entorno
desolado que nos rememora al momento en que vimos el mundo a través de los
dispositivos y pantallas planas; salas y espacios arquitectónicos habitando en
confidencia con la música y explotando en los sentidos, llegando a nosotros en
las plataformas del mass- media”.

www.lavozdemichoacan.com.mx

mxra8
the authormxra8

Leave a Reply