Michoacán

Perder un hijo antes de que nazca, el duelo silencioso

Perder un hijo antes de que nazca, el duelo silencioso

Morelia, Michoacán (OEM-Infomex).- “Es el dolor más fuerte, inimaginable e insoportable que pueda existir. Todo lo que planeamos por tanto tiempo se esfumó en un momento”, dice Teresa Medina Gutiérrez al recordar la muerte de su hijo a los pocos minutos de haber nacido.

La madre de familia de 30 años de edad explica que en 2017, después de un embarazo sin problemas, con control médico y cesárea programada a las 38 semanas, repentinamente el día que cumplió las 35 semanas entró en labor de parto y fue sometida a un procedimiento de emergencia. Su bebé nació vivo pero inexplicablemente falleció media hora después.

Como en el caso de Teresa, otras mujeres que pasan por el mismo trance deben enfrentar un duelo y un alud preguntas sin respuestas. Por tal motivo y con el fin de visibilizar el duelo de las familias que pierden un bebé en el útero, durante el parto o poco tiempo después de nacer, hoy 15 de octubre se celebra el Día Mundial de la Muerte Gestacional, Perinatal y Neonatal.

TE PUEDE INTERESAR: Michoacán, entre los 10 estados con más muertes maternas

La muerte neonatal o gestacional se refiere al deceso del feto o recién nacido desde las 28 semanas de embarazo hasta la primera semana de vida. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los fallecimientos de recién nacidos o neonatos constituyen el 45% de las muertes de niños menores de cinco años; la mayoría de los fallecimientos de neonatos (el 75%) se produce durante la primera semana de vida, y de éstos entre el 25% y 45% ocurren en las primeras 24 horas.

Las causas principales de fallecimientos de recién nacidos son: nacimiento prematuro y bajo peso al nacer; las infecciones, la asfixia (falta de oxígeno al nacer) y los traumatismos en el parto.

Otras causas pueden ser gestación múltiple (de dos o más bebés), retardo en el crecimiento intrauterino, anomalías congénitas, insuficiencia placentaria y accidentes del cordón umbilical.

De acuerdo con estimaciones conjuntas de la Unicef, OMS y la ONU, casi dos millones de bebés nacen muertos cada año en el mundo, es decir, uno cada 16 segundos.

En México ocurren 62 muertes fetales cada día mientras que más de dos millones de recién nacidos mueren durante el primer mes de vida, según cifras del Instituto Nacional de Perinatología.

TE PUEDE INTERESAR: Michoacán, sexta entidad con mayor resistencia a muerte materna

La misma institución reporta que la enfermedad provocada por el virus SARS-CoV-2 se ha convertido en la principal causa de muerte entre mujeres embarazadas en el país y supone riesgos también para neonatos y recién nacidos.

En Michoacán, la Secretaría de Salud indica que la mortalidad infantil ocurre como consecuencia de la prematurez, las malformaciones congénitas, las infecciones y la hipo-asfixia. Precisa que más del 80% de las muertes en recién nacidos se deben a causas prevenibles y tratables.

“Perder un hijo al nacer o durante el embarazo es una tragedia para una familia. Y con demasiada frecuencia se soporta en silencio en todo el mundo”, afirma Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef.

Teresa y su esposo José Manuel lo vivieron en carne propia, pues después de la muerte de su bebé debieron enfrentar, además de un gran vacío, los comentarios de amigos y familiares como: “Ya tendrás otro” o “¡Eres muy joven!”.

Al fallecer su hijo, Teresa se sometió a todo tipo de estudios pero los médicos no ofrecieron un diagnóstico ni la causa del deceso, lo cual acrecentó aún más el desconcierto de la pareja.

TE PUEDE INTERESAR: Luchan para disminuir riesgo de muerte materna en el parto

“Las primeras semanas lloraba casi todo el día, no lograba conciliar el sueño, no podía entender qué fue lo que pasó, me preguntaba si alguna vez podría recuperarme”, relata Teresa.

De acuerdo con la OMS, la muerte gestacional es uno de los problemas obstétricos con mayor implicación psicológica tanto para la pareja como para el personal médico.

“Afrontar la pérdida de un bebé antes de su nacimiento es un momento especialmente duro y difícil de superar en los futuros padres, que esperan con ilusión la llegada de un hijo durante el embarazo”, añade la organización.

Tres años después de su pérdida y ahora con una pequeña hija de un año de edad, Teresa y su esposo recomiendan a quienes han sufrido una situación similar buscar apoyo psicológico, “los seres humanos debemos aprender a ser capaces de sobrellevar un dolor como éste, hay que aceptar ayuda y vivir el duelo”, finalizó.

www.elsoldemorelia.com.mx

mxra8
the authormxra8

Leave a Reply