Chiapas

Editorial

Editorial

Editorial

¡El colmo, robo de medicamentos!

Hay que reconocer que los tiempos están bastante complicados, y que los grupos de la delincuencia organizada están pendientes de las oportunidades para hacer “negocios” con la necesidad de la gente.

Desde hace unos días se ha comenzado a difundir el asunto del robo de medicamentos especializados contra el cáncer, y la única explicación que se puede encontrar, es que este grupo de delincuentes, están tratando de abrir el mercado de las medicinas, sobre todo aquellas que con más urgencia se están requiriendo.

Nadie creería que están robando, como chucho el roto, para repartir las medicinas entre los pobres.

Desde luego que contaron con ayuda de gente del interior de la empresa y hasta se puede suponer que, de la COFEPRIS, porque eran los únicos que sabían de la existencia de estas medicinas en esa bodega.

¿Cómo es eso? Los asaltantes iban en tres tractocamiones, una camioneta de carga y otra camioneta Express. Se trataba de un grupo de entre 10 y 15 personas, algunos armados. Luego de amagar, golpear y encerrar a los empleados del almacén, tardaron alrededor de dos horas para cometer el robo de las 37 mil 956 piezas de medicamentos. El atracó habría comenzado entre las 04:30 horas del pasado domingo.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) confirmó el robo de 37 mil 956 piezas de medicamentos para tratar a pacientes con cáncer; mismos que estaban almacenados en las instalaciones de la empresa Novag Infancia S.A. de C.V.

Se trata de 11 productos oncológicos, entre ellos, de uso pediátrico, es decir, para el tratamiento de los niños con cáncer. Estos fueron fabricados por la empresa Laboratorio Kemex S. A. y distribuidos por Novag Infancia S.A. de C.V.

En una tabla, la Cofepris detalló que fueron robadas piezas de Fluorouracilo, de Daunorubicina, de Oxaliplatino, de Etoposido y de Ciclofosfamida, entre otros.

Hasta eso los ladrones fueron selectivos, porque no se llevaron otros medicamentos que seguramente estaban almacenados en esa bodega, sino solamente aquellos, por los que cualquier padre de familia está dispuesto a pagar lo que sea con tal de que su hijo mejore en su salud.

Más interesante resulta saber que el hecho ocurrió hace casi una semana, la madrugada del pasado 4 de octubre, en los almacenes de la colonia Santa Isabel Industrial, alcaldía Iztapalapa, y es hasta el 10 de octubre, seis días después de que la Cofepris fuera notificada, que se hace público el asunto.

Alguien ha querido justificar este descuido traducido en robo, con la versión de que ya se hacía en el pasado, por lo que nadie debe sorprenderse.

Nada se sabe de la investigación y ya han pasado 9 días de los hechos, y no hay un solo pronunciamiento en este sentido de parte de las autoridades.

Para algunos analistas se despierta la curiosidad, porque robaron estos medicamentos, para negociarlos, no para esconderlos, y a estas alturas no debe ser tan sencillo que circulen camiones con este tipo de medicamentos, y más complicado debe ser evitar que se descubra que se están comerciando entre los familiares de los enfermos de cáncer.

En un comunicado la Cofepris alertó a la población para que no adquiera los medicamentos en el mercado negro, ya que no está garantizada su calidad ni seguridad, pues se desconocen las condiciones en que fueron transportados y almacenados.

Agregando que los fármacos robados son para uso exclusivo del sector salud, por ello requieren de una receta médica y deben ser aplicados bajo supervisión y control de profesionales. Enfatizó en que estas piezas no se venden en farmacias particulares, hospitales privados, a través de internet o redes sociales.

Imaginen son de mala calidad, y se usan en el sector salud, que bárbaros. No cabe duda, no se fijan en lo que escriben.

Son tiempos difíciles y peores para el tratamiento de un enfermo de cáncer. En fin.

diariodechiapas.com

mxra8
the authormxra8

Leave a Reply